BIENVENIDOS


Bienvenidos al maravilloso mundo del misterio donde la realidad toma un sentido perturbador y la interpretación es nuestra única arma para adentrarnos en las mentes de los enemigos.
buena suerte



LOS INVITO TAMBIEN A VISITAR MI OTRO BLOG EN EL QUE SUBO HISTORIAS DE MI AUTORIA.




VISITEN, COMENTEN Y DISFRUTEN

Videos relacionados

Loading...

lunes, 8 de octubre de 2012

Creepy pasta # 1 Una historia común


Una Historia Común

Esta es una historia común, si así como lo oyen, es una historia como cientos de las que suceden a diario pero que la gente prefiere ocultar, solo por el hecho de tener represarías en su contra ; Me llamo Camila y aunque no lo crean yo no era la persona fría que soy en este momento jajaja no por supuesto que no, pero hubo un hecho que marco mucho mi vida y forjo lo que seria de ella en adelante; un día de camino al colegio sentí una presencia en mi espalda, una voz interior me decía que corriera que algo malo me iba a pasar pero para entonces yo era una niña muy ingenua así que decidí seguir al mismo ritmo. A poco mas de dos cuadras empece a sentir como tal presencia se me iba acercando mas y mas a cada momento, fue entonces allí donde decidí correr! Lastima que fuese demasiado tarde. Aquella misteriosa presencia se poso afrente mio desafiada mente (no era mas que un hombre, 1.87 de estatura, cabello castaño, ropa oscura y mirada perturbada eso es todo lo que puedo recordar), me tomo por el cuello y saco un pequeño pañuelo gris y lo coloco en mi cara tapando mi boca y mi nariz, después de eso no recuerdo nada.

Probablemente en ese estado subconsciente estuve por varias horas, al despertar me encontré en una especie de...que se yo, bodega muy oscura, totalmente amarrada de pies y manos y con una venda en la boca por lo que no pude emitir ningún tipo de sonido.
Aproximadamente diez minutos después de despertarme vi a no mas de cuatro metros una luz de lo que parecía una puerta abriéndose -no podía ver muy bien pero la luz duro poco, muy poco a decir verdad- luego todo volvió a total penumbra. Sentía como unos pasos bastante dominantes y de varios pies, se iban acercando hacia mi, entre en pánico total aunque seguía sin ver absolutamente nada, cuando de repente una linterna muy incandescente se encendió justo en mi cara, luego se prendieron mas luces, hasta que ya no quedo rincón oscuro. Allí se encontraban frente a mi tres hombres -no muy mayores-,supuse yo de unos 19, 21 y 24 años, mirándome fijamente a la cara con aspecto de tener algo macabro en mente, ¡Me asuste aun mas! Trate de gritar y quitarme las sogas que me sujetaban -pero todo esto fue en vano- pues mientras lo hacia, el mayor de los hombres me agarro por la espalda y me puso boca arriba acostada, mientras que el mas joven se poso en mis piernas arrodillado y me bajo los pantalones de una manera tan brutal que me dejo las marcas de sus uñas en las piernas.
A este punto yo ya no podía hacer nada, pero por mi mente ya se paseaba una venganza que estos hombres no olvidarían en su vida.
El segundo hombre abrió mis piernas y con sus dedos empezó a meter uno por uno en mi vagina seguido de su boca, luego sentí un lenguetazo salvaje en mis genitales, ¡repito! -como era tan ingenua creí que ya nada malo podría pasarme- me arrepiento de haber pensado tan rápido, pues por la mente de los tres hombres -o bueno por lo menos de dos de ellos- ya habían ideas muy locas de lo que iban a hacer conmigo.
Luego de unos quince minutos de pasar su lengua una y otra y otra vez por mi vagina ( no puedo negar que fue la mejor experiencia que sentí en mi vida) el mas joven de los tres se puso de pie y salio del pequeño cuarto, creí que ya había terminado y no volvería.
No paso mucho tiempo antes de que entrara de nuevo, pero ahora traía en sus manos un artefacto bastante extraño que hasta ahora no se que era pero lucia como un bolillo de policía con unos taches por todo el rededor, de repente el hombre de la mitad que todo este tiempo había solo grabado todo lo que me hacían, paso la videocámara a su compañero y tomo tal artefacto. Lentamente se sentó frente a mis piernas y las abrió aun mas -sentí el dolor mas intenso de toda mi vida o bueno eso pensaba yo-, tomo un frasco de aceite para motores y lo vertió sobre el bolillo, luego lo introdujo en mis genitales y lo saco, una y otra y otra ves, yo trataba de gritar pero no se escuchaba nada por mas ganas que le pusiera, a este punto el dolor ya se tornaba insoportable.
Luego de varios minutos de sufrimiento, saco el bolillo de mi vagina, se bajo los pantalones e introdujo su pene -ya nada me hacia gracia, solo sentía el dolor que había dejado el artefacto anterior-; esto duro bastante -no se exactamente cuanto-, después los tres hombres se marcharon y me dejaron en el suelo, tirada casi inconsciente y sin alientos, -creí que ya todo había terminado, al fin y al cabo...que mas podían hacerme ya?- pero al parecer, ¡me volví a equivocar!.
Al día siguiente -no se exactamente que hora era, ya hacia rato había perdido la noción del tiempo, pero si sabia que la noche ya había pasado- el menor de los hombres entro muy apresurado al cuarto y me dejo un pedazo de pan y una tasa de café y dijo -dale come rápido que ellos no se pueden dar cuenta de esto o me matan-, - no voy a comer- le dije, pero él insistió bruscamente sujetando mi cuello -ah no vas a comer?, pues vamos a ver si mas tarde sigues diciendo lo mismo cabrona- y se retiro del cuarto muy enojado con la comida.

Historia realizada por Vanessa Osorio-Estudiante de Diseño de la comunicación grafica

3 comentarios: